Cómo guardar bien un sofá en un trastero

El tamaño de sofá le convierte en uno de los objetos más voluminosos a la hora de hacer una mudanza.
También es uno de los elementos que determinan el tamaño necesario a la hora de acceder a un trastero de alquiler.
Normalmente es un elemento delicado y puede estar compuesto por materiales como madera, telas, plumas, metal, espumas y otros materiales que requieren tener un cuidado especial a la hora de dejarlo almacenado  si queremos que esté en perfectas condiciones a la hora de volver a utilizarlo.

Sigue estos consejos si quieres almacenar tu sofá correctamente en tu trastero:

En primer lugar, hay que tener disponible el material que vayamos a utilizar para proteger el sofá. Es recomendable usar plástico tipo film combinado con plástico de burbujas acolchado. Recuerda que esos plásticos debes depositarlos cuando ya no te sirvan en contenedores para reciclar y así no perjudicar más el medio ambiente.También es interesante disponer de mantas gruesas o acolchadas y cinta de embalar.

Pasar el aspirador sobre el sofá es la manera de evitar que se guarde con el polvo, que es el responsable de que muchos sofás almacenados en trasteros pierdan su brillo y buena presencia.Hay que saber que el polvo se mezcla con la humedad de líquidos derramados, sudor…y terminan convirtiendose en manchas oscuras que serán más difíciles de quitar.
Antes de guardar tu sofá en tu trastero, deberías asegurarte de que las telas sean desenfundables y que se puedan lavar en la lavadora, con lo que se eliminarán fácilmente los roces, olores y pequeñas manchas. Así estará perfecto cuando vuelvas a tu trastero a recogerlo.

Consulta la etiqueta y seguir los consejos del fabricante, es fundamental para no estropear el tejido.

Como cualquier otra prenda de vestir, los tejidos de las tapicerías indican en la etiqueta la composición de la tela e incluyen los símbolos indicativos de formas de lavado a máquina, a mano o en seco, la temperatura, si se puede planchar. No hay que olvidar darles la vuelta antes de meterlas a la lavadora y de ponerlas a secar al sol.

Siempre es recomendable desmontar cualquier elemento extraíble del sofá antes de embalar y guardar en el trastero.Un ejemplo de esto son las patas, cojines, cabeceros, y si tu sofá es de esos eléctricos, debemos guardar los cables y alimentadores en una bolsa aparte. Si añadimos Sílica Gel como ya explicamos en otros artículos, mejor que mejor. Así combatimos los daños por humedad en tu trastero de alquiler o propiedad. Además, separando las piezas ayudamos a evitar la deformación de los cojines y facilitar el transporte del conjunto.

Si tu sofá es de esos que no permite desmontar las patas, es mejor envolverlas con cartón y cinta de embalar, así quedarán protegidas en el transporte y en tu trastero.

Con todo esto, ya estamos listos para guardar temporalmente nuestro sofá en un trastero. Necesitas uno? Contacta con nosotros y te ayudamos: Click AQUÏ

Imagen:      Designed by Mrsiraphol / Freepik